La eterna búsqueda del amor (uno)

Siempre pienso así, exactamente así, diferenciando el amar del querer. Y eso aun antes de sentir el amor. leyendo este aporte de Julia del Prado estimo que el origen de ese pensamiento proviene de la temprana lectura de A Saint Exupery

Foto de EcoPortal.net.
La gente no suele decir TE AMO, suele decir te quiero y eso a veces parece como
decir quiero la lotería, quiero apropiarme de tu ser, de tu alma, de tu espíritu,
en realidad quiero ahogarte.
Nadie lo va a decir, nadie lo va a confesar pero la monogamia es un fruto del querer
y no del amar. Es un producto impuesto la sociedad para lograr un cierto equilibrio
pero para nada responde al principio del amor. Cuando hay amor, no se necesitan
contratos.
Hace muchos años que contraje matrimonio y recuerdo que la promesa al contraer el matrimonio
es hasta que la muerte nos separe. Sino me equivoco aun hoy la religión católica no
autoriza el divorcio
Entre bautizados católicos, “el matrimonio celebrado y consumado
no puede ser disuelto por ningún poder humano ni por ninguna causa
fuera de la muerte” (Código de Derecho Canónico, canon 1141).
En el mejor de los casos y en condiciones determinadas permite la separación.
En la religión judía el divorcio está autorizado pero siempre es el hombre el que
tiene el derecho de divorciar. Si se opone es casi imposible para la mujer obtener el divorcio.
Al igual que el matrimonio es una realidad metafísica – en el cual dos almas se fusionan
para crear un alma completa – el divorcio también lo es. Para que una pareja judía se
divorcie, el hombre debe darle a la mujer un documento llamado “guet”, como está prescrito
en la Torá (Deuteronomio 24:1-4). Un guet termina el matrimonio judío y certifica que la pareja
es ahora libre para volver a casarse de acuerdo a la ley judía.
No dudo que pisar este tema me llevaría por un camino complejo y para mi nada interesante.
Lo interesante seria cambiar las leyes y en primer lugar cambiar el juramento. El juramento debería
ser hasta que el amor nos separe. Estimo yo que dos personas razonables, que se quieren, que se
respetan pueden conducir un matrimonio exitoso y convivir muy bien juntos y sin embargo no amarse,
solamente quererse. De hecho estimo yo sin haber efectuado ninguna encuesta la mitad de los
matrimonios que no son mas que un cuarto de los matrimonios de primera mano (ya que un 50% de
las parejas se están divorciando o separando) viven en esas condiciones.
No tengo ninguna explicación racional porque este tema me ocupa tanto y tantos años. Será porque
sufro de la enfermedad de la conspiración y todo pongo en tela de juicio incluso manifestaciones de
amor? He visto y he sido testigo de manifestaciones de amor que me resultaban absolutamente falsas,
que me producían alergia solo de verlas. Jamas he sentido esa alergia cuando una persona se arrima
y acaricia un perro. Sin duda he visto, he sentido y me he identificado con verdaderas muestras de amor.
El tema me ocupa tanto que intenté encontrar el amor en la Biblia (antiguo testamento) y encuentro que
apareció bastante tarde. El primero que amó fue el patriarca Iaacov que tuvo que trabajar 7 años para obtener
la elegida de su corazón,Rajel y al casarse bajo el velo el suegro le puso la hija mayor, Lea. Le obligó a otro
compromiso de 7 años de trabajo para obtener a su amada. Por razones ajenas al caso, antes del periodo le
permitió casarse con su amada. Ya vemos que no hay monogamia y hay dos matrimonios con una hay amor
con la otra compromiso.
Iaacov tuvo hijos con ambas esposas y también con las siervas o esclavas (no recuerdo las condiciones
laborales) de ambas
Uno de los doce hijos de Jaacov era Judá que se convirtió en una tribu fuerte, su símbolo es el león.
Copio aquí de la wikipedia el cuento de Genesis 38, parece un reality de hoy en dia.
El capítulo 38 del Génesis interrumpe el relato de la historia de su hermano José para contar el episodio
de Judá con su nueraTamar. Judá se había casado con una mujer llamada Súa, quien le dio tres hijos en
este orden: Er, Onán y Selá. Er tomó por esposa a Tamar, pero luego murió debido a su mala conducta.
Onán sucedió a su hermano mayor y se casó con Tamar, mas sabiendo que sus hijos no serían suyos por
la “ley del levirato” (regla establecida en la ley mosaica que decía que si un hombre moría sin tener hijos,
su pariente más cercano estaba obligado a casarse con la viuda y el primer hijo nacido de esta nueva unión
se consideraba como heredero del difunto), no terminaba el acto sexual derramando su semen en la tierra
(esta actitud originó el equivocado término “onanismo” que se relaciona con la masturbación cuando debería
referirse a la interrupción voluntaria del acto sexual). La conducta de Onán motivó su posterior muerte.
Judá le dijo a Tamar que se quedara en la casa de su padre hasta que su hijo menor Selá fuera mayor de
edad y pudiera casarse con ella, aunque su miedo era que Selá también muriese. Tamar, tal vez pensando que
Judá nunca le daría a su último y único hijo por esposo, se disfrazó de prostituta y tuvo relaciones sexuales con
su suegro para quedar embarazada, cosa que consiguió sin que Judá se diera cuenta de quién era ella. Antes
de marcharse, Tamar logró que Judá le entregara su sello y su bastón como prenda hasta que le pagara por
haberle dejado que se acostara con ella. Cuando Judá volvió para pagarle, ya no la encontró. Luego de tres
meses Judá se enteró de que Tamar estaba embarazada, por lo que ordenó que la quemaran como castigo por
su adulterio -hay que recordar que aunque Tamar no estaba casada en ese momento, había sido prometida a Selá-; pero cuando estaban por quemarla, Tamar probó gracias al sello y el bastón de su suegro que era él quien la había embarazado. Judá la perdonó, ya que se sentía culpable por haberle hecho esperar por su hijo Selá. Tamar le dio dos gemelos a Judá: Farés y Zérah. Algunos autores interpretan el hecho de que la Biblia haga hincapié en el relato del nacimiento de los hijos de Judá, así como la milagrosa salvación de José y su ascenso como gobernador en Egipto, como un preludio a la preponderancia que adquirirían los descendientes de ambos, puesto que las tribus de Efraín (segundo hijo de José) y Judá fueron importantes protagonistas en la historia posterior de Israel.
No dudo que los religiosos encontraran mil bellas explicaciones a cada palabra y cada párrafo para decir que esos fueron los designios de Dios. Yo solo lo veo como relatos de comportamientos humanos y son posibles analizar desde esa perspectiva
No tengo aun la nota dos, pero el tema da para mas, por eso pongo nota uno.
Un intento anterior, con otros ojos https://yossimay1949.wordpress.com/2011/04/06/sexo-seis-de-seis/
Para los que no recuerdan mi nombre Ioseph adopté de José el hijo de Iaacov, creo fue el anteultimo
Yossi May  31-7-2015
Anuncios

Acerca de yossimay1949

uno mas que quiere dejar sellos
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s