israel gaza con otros ojos NOV2012

hoy es primavera y no puedo verla
Al comenzar a ser publicado en Diariojudio.com descuide este blog y ahora a raiz de una nueva guerra con Gaza veo que hay textos que me hubiese gustado figuren en la red.
La extraigo de mi correo ya que la envie a mi ya no existente lista
En el simpático programa Saber y Ganar de la TVE que he visto ayer han preguntado quien es el autor de la estrategia mediatica:
mantener ignorante al pueblo. Estuve feliz, esa la se!!!! Aquellos que les interese y no las recuerden pueden volver a leer en
https://yossimay1949.wordpress.com/2010/10/20/simple-leer-pensar-y-a-veces-llorar/

Recordemos que el Estado de Israel no dejo entrar a Noam Chomsky, pues sus ideas no son simpáticas, no creo que teman que
un viejo de 80 pueda tirar una piedra y aun menos una bomba. Pero sus ideas para el régimen actual son muy peligrosas.

Como personalmente me he alejado de la política prefiero no opinar sobre el por ejemplo ilustrado Eequiel Eiben escribe en DiarioJudio.com
Con el enemigo no puede haber paz
Siempre pensé y hasta hoy, este momento sigo creyendo que precisamente la paz se firma entre enemigos. (Alcanza con ver Alemania y países como Francia, Holanda e Inglaterra y
sin olvidarnos la mismísima Israel y sus excelentes relaciones con ese pais)

Muchas notas han llegado a mi correo este fin de semana y he optado por compartir tres para este domingo o para toda la semana o incluso para toda la vida, pues como saben, según los ilustres estamos en el medio de la guerra de Gog y Magog (http://es.wikipedia.org/wiki/Magog) y ella terminara segun la religion judia, cuando llegue el mesías, Y como este no llegara, la guerra no terminara jamas y el negocio tampoco.

El orden de presentación no representa su importancia relativa, sino el copy-paste (copie-pegue) mio.

UNA

Y dale con la cabeza contra la pared
Imprimir Email Detalles Publicado en Viernes, 23 Noviembre 2012 13:04 Escrito por Daniel Kupervaser

Tras una serie de transgresiones de una tregua anterior, en una situación muy similar a la actual, a fines de 2008 el ex primer ministro israelí, Ehud Olmert, se propuso dar una lección a Hamás por medio de una cruenta y masiva ofensiva militar con tres objetivos básicos: conseguir una calma fronteriza por largo tiempo, impedir el reequipamiento bélico de Hamás y liberar a Gilad Shalit.

El operativo «Plomo Fundido» gozó de un apoyo casi absoluto en la sociedad israelí pero, con el correr del tiempo, quedó demostrado que no fue más que un gran fiasco y no se logró ningún objetivo, fuera de la satisfacción general de causar enormes daños y penosas tragedias a la población de Gaza.

Con el comienzo de las hostilidades actuales, Netanyahu, entonces en la oposición al gobierno de Olmert, declaró: «Los ciudadanos de Israel no pueden depender de milagros. Ellos están pagando un precio cada día más caro por los errores de Olmert, Livni y demás ministros de Kadima. Ellos son los responsables de la tregua que le permitió a Hamás equiparse con armamento de mediano alcance hasta Ashdod y Beer Sheva»[1].

Hacia el fin de dicho operativo militar y en plena campaña proselitista de las elecciones previstas en una semana más, Netanyahu aprovechó una visita a la ciudad de Ashkelón, tras el impacto de un misil, y declaró: «Hay solo una medida que dejará sin efecto las amenazas y es desterrar a Hamás de Gaza. Un gobierno de mi partido Likud se empeñará en arrasar con el poder de Hamás» [2].

Estas envalentonadas declaraciones de quien se proyecta como nuevo matón del barrio con pistolas desenfundadas fueron suficientes para que gran parte del electorado israelí se encandile de esos mensajes de alto contenido visceral político y le dieran a Netanyahu y a los socios naturales de su coalición una clara mayoría de votos y facilitara la constitución inmediata de un Ejecutivo a su propia medida.

Haciendo valer aquel refrán que dice «lo que se ve aquí no se ve allá», pareciera que a Netanyahu, sorpresivamente, se le trabaron los resortes militaristas y ante un persistente goteo de misiles de Gaza durante su mandato sólo se conformó con represalias esporádicas y de tono muy bajo, hasta dar la impresión que más se trata de cumplir una obligación protocolar que una de sus promesas de seguridad más relevantes.

No sólo que cumplió, sino que durante casi cuatro años exigió de Hamás el estricto cumplimiento del acuerdo de la tregua.

Sorpresivamente dio la apariencia de tranquilidad cuando quedaba claro, según informes de los servicios de seguridad, que Hamás estaba acumulando decenas de miles de misiles nuevos, incluyendo aquellos de largo alcance que podrían estallar en centro del país y, por supuesto, en la estratégica ciudad de Tel Aviv.

La desfachatez y audacia llevó a Hamás y a otros grupos terroristas de Gaza, que no escatiman en atacar civiles, a lanzar una nueva ronda de ataques que ya no sólo tiró por tierra las viejas promesas de Netanyahu, sino que ahora puso en peligro su posible reelección en los comicios previstos para dentro de dos meses.

Haciendo gala de sofisticadas artimañas el Ejército israelí asestó un duro golpe a la infraestructura de Hamás. Su respuesta no se hizo esperar y en estos días fuimos testigos de una peligrosa escalada con daños y victimas en ambos lados.

Hamás demostró su capacidad de paralizar la actividad de millones de ciudadanos con sus misiles que esta vez alcanzaron Tel Aviv y Jerusalén. Teniendo en cuenta las serias críticas por las tragedias del operativo «Plomo Fundido», en esta oportunidad el Ejército israelí se dedicó, en un principio, a misiones que los medios definieron como quirúrgicas debido a su exactitud para evitar daños colaterales. Lamentablemente con el correr de los días dejaron el bisturí de lado y, como todo ejército, pasaron al machete con los trágicos resultados que están a la vista.

También en esta oportunidad el operativo goza de un amplio apoyo popular [3]. Enardecidos por el discurso oficial militarista, el pueblo demanda revancha, y de ser posible, la más cruel y sangrienta que se pueda.

En su desesperación y sensación de impotencia frente a promesas incumplidas del Gobierno, exigen profundizar aun más el operativo y pueden llevar a decir «Gaza debe ser arrasada, y borrada del mapa» [4].

Peor aún son las ideas de Gilad Sharón, hijo del ex primer ministro Ariel Sharón, quien se jacta de haber sugerido a su padre la idea de la desconexión de Gaza. «Debemos pasar la aplanadora por barrios enteros de Gaza. Debemos arrasar Gaza» [5].

A Roni Daniel, analista de seguridad del Canal 2 de la TV israelí «le falta el barrio Dajia de Beirut también en Gaza» [6].

Llama la atención la ignorancia de quienes proclaman a viva voz este tipo de planes. Ni siquiera se dan cuenta que de forma automática están dando legitimidad a la propuesta de Ahmedinajad de borrar a Israel del mapa.

En estos momentos se alcanzó una tregua. De no creer, por medio del Egipto que gobiernan los Hermanos Musulmanes, Netanyahu negoció con Hamás y de esta manera lo fortaleció, mientras que no se cansa de humillar y meter zancadillas al pobre Mahamud Abbás, el líder pacifista de los palestinos.

El contenido de esta tregua, no difiere mayormente de aquella a la que se arribó hace cuatro años. De todas maneras, y como amenaza, Israel movilizó a 75,000 reservistas que, junto a las fuerzas en servicio obligatorio, esperaban la orden de invadir Gaza.

Muy a pesar de Netanyahu, los analistas más serios y no vinculados políticamente, afirman que la situación básica no puede sufrir grandes cambios. Según sus opiniones, la solución más apropiada para Israel es que Hamás se mantenga en el poder en Gaza. «A Israel no le conviene derrocar a Hamás pues vendrán otros mucho más extremistas» [7]. Para Efraim Halevy, inteligente ex jefe del Mossad, «a Israel y Hamás les conviene que Hamás mantenga el poder, por más extraño que parezca» [8].

«El mundo árabe de hoy es muy distinto del de hasta hace diez días atrás, y también Israel. Los árabes decidieron de forma determinante recuperar los derechos perdidos de los palestinos. Estamos convencidos de nuestra victoria sobre Israel. Nuestro objetivo es la destrucción total de Israel» [9]. Probablemente el lector supondrá que se trata de una de las típicas arengas bélicas de los líderes de Hamás. Pero, curiosamente, fueron declaraciones del presidente de Egipto hace muchos años atrás – país que durante los enfrentamientos armados con Israel nos causó mayores daños y victimas humanas que todo Hamás desde su creación.

Ese mismo liderazgo del país vecino a los pocos años se sentó a dialogar con sus pares israelíes y desde hace varias décadas tenemos una frontera relativamente pacifica y un país que es capaz de tomar en sus manos nuestra representación para negociar la tregua con Hamás. Eso sí, después que le devolvimos hasta el último centímetro cuadrado de los territorios conquistados en la Guerra de los Seis Días.

El dialogo no necesariamente garantiza encontrar una solución pacifica y duradera a conflictos. Pero sin ese dialogo sería imposible conseguirla. Si la población israelí continúa con esa atención casi sagrada a sus líderes con discursos bélicos y promesas idílicas, nadie se deberá sorprender si periódicamente siente profundas frustraciones y se dé la cabeza contra la pared, así como ocurrió hace cuatro años y probablemente ocurra en esta oportunidad.

Ojalá me equivoque…

[1] Livni y Netanyhau: «Arrasar con el poder de Hamás en Gaza»; Walla; 21.12.08.

[2] Netanyhau en Ashkelón: «Mi gobierno obrará para arrasar el poder de Hamás»; Maariv; 3.2.09.

[3] «Un 85% de los israelíes cree que la operación contra Hamás es una buena idea»; Itón Gadol; 19.11.12.

[4] Comentario en el articulo «Franja de Gaza: ¿punta de lanza del neo fundamentalismo islámico?»; Moshé Rozén; Revista Horizonte; 17.11.12.

[5] «A decisive conclusion is necessary»; Gilad Sharón; The Jerusalem Post; 11.8.12.

[6] Walla; 19.11.12. En búsqueda del líder de Hesbolá, el Ejército israelí demolió hasta los cimientos el barrio Dajia de Beirut durante la Segunda Guerra de Líbano en 2006.

[7] Entrevista a Yitzhak Ilam, recientemente retirado de los servicios de seguridad de Israel con el cargo de vice director general; «Informe Semanal»; Canal 2 de TV israelí; 16.11.12.

[8] Citado en «El interior de Hamás»; Javier Solana; El País; 18.11.12.

[9] «Eshkol, dé la orden»; Ami Gluska; Editorial Ministerio de Defensa; Pág. 313.
DOS

Llego la hora de pagar los platos rotos!!!!
Ahora que termino el ruido de esta pequeña escalada en la historia del conflicto israelo-palestino, llego el momento de entender que es lo que paso, y ver hacia donde se dirigen los acontecimientos.
Personalmente creo que para entender lo sucedido, habría que ver qué es lo que está pasando en el seno del islam.
Aunque creo necesario previamente aclarar, que es inaceptable para cualquier país soportar el castigo violento e incesante de su población civil, por parte de otro estado, país, o grupo político, externo al juego democrático, que se desarrolla en su propio seno.
Creo que no es necesario aclarar que el ultimo gobierno israelí, durante estos últimos cuatro años ha hecho lo imposible, para destrozar a la dirección laica del pueblo palestino, y esta, que fue incapaz de responder afirmativamente a las propuestas del gobierno anterior, jugo el juego político como lo deseaba la derecha israelí, es decir endureciendo posturas y reclamando políticas que jamás había reclamado antes a ningún gobierno israelí.
La derecha neoliberal en este país, es continuamente arrastrada por los religiosos, no solo por la ideología de estos últimos, sino porque la religión es parte integrante de esta visión derechista en lo político, en lo nacional y también en lo económico, ya que son estos grupos, representados por los colonos, los más beneficiados de estas políticas económicas.
Israel que surgió después de la guerra del 48, estuvo rodeada de países árabes, laicos, y autoritarios, dónde las fuerzas armadas representaban el eje del poder, con solo la excepción del Líbano, tal vez en esos momentos el país más occidentalizado de los que limitaban con Israel.
Aunque para ser más precisos deberíamos decir que estas definiciones comenzaron a expresarse políticamente desde 1956, todos estos países, incluidos los que geográficamente no eran limítrofes, como los del norte de África e Irak, las mayorías que las apoyaban pertenecían a la suna, aunque la minoría alawi de Siria, está más cerca a los shiitas, los laicos de esta secta musulmana fueron apoyados por cristianos y sunitas, en el intento de construir una unidad nacional.
El retorno del sha de Irán, permitió a Israel construir dentro del mundo musulmán, una alianza con este país, cuya mayoría pertenece a la secta shiita dentro del islam.
Y aunque el retorno fue un golpe del imperialismo americano, dirigido por la CIA, Israel opto por fortalecer a este régimen, en la apuesta de ser parte del sector geográfico, independientemente de las políticas que eran necesarias para ser aceptado como tal.
La ex URSS, jugó un papel de mucha importancia en el fortalecimiento de las dictaduras laicas. Formo e equipo sus ejércitos con su tecnología, y apoyo la política de estas, tanto en la política interna como externa, y estos a su vez para sostenerse en el poder ,reprimieron a sus poblaciones, llenando las cárceles de opositores, torturando y asesinando sin controles, mientras las cúpulas militares y unos pocos socios se enriquecían desmedidamente.
Israel, siempre fue el factor que les permitió perpetuarse en el poder, el enemigo externo, la mano del imperialismo en la zona, siempre fue la válvula de escape, de esas dictaduras payasescas, que se enriquecían mientras sus habitantes se sumergían en la pobreza mas paupérrima, y crecían cuantitativamente, por la gran presión de la religión.
Después de la toma del poder, por los clericales, en Irán, Israel comenzó un proceso de acercamiento con el gobierno laico de Turquía, que culmino con la toma del poder por parte de los clericales. Esta vez sunitas, qué con la ayuda del gobierno de Israel, llevaron las relaciones, que habían llegado a ser tan intimas, que los dos ejércitos operaban conjuntamente, hasta el borde de casi la ruptura total.
Sin embargo es importante destacar, que el enfrentamiento entre la suna y la shiaa, sigue produciéndose, probablemente desde el asesinato de Ali, el cuñado del profeta, hasta ahora, algunas veces de forma violenta, como la guerra que duro más de diez años entre Irak e Irán, dejando millones de muertos, otras el enfrentamiento es político, como en este momento entre Turquía e Irán. Y otras después de la violencia, dejando al país desarticulado, con fracciones que se odian, como el Líbano.
Lo cierto es que mientras en Israel, el capitalismo siguió desarrollándose, es decir haciendo crecer a su economía, desarrollando tecnologías que le permitieran subsistir en una zona hostil, no solo en el terreno político, sino también en el geográfico y climático, los vecinos siguieron una línea corrupta y autoritaria, que impuso a dios y la religión como única alternativa de salida a las masas paupérrimas.
La caída de la URSS, fue determinante, y aunque Egipto había comenzado antes, un cambio de su estrategia, es decir la estrategia de las clases dominantes, que vieron en EEUU, una oportunidad de dar un nuevo salto en su enriquecimiento, pagando el bajo precio de un acuerdo con Israel. El desplome del comunismo, permitió la salida de más de un millón de judíos hacia occidente, e Israel fue el país que más se favoreció de esta corriente migratoria.
Los países árabes, cuyos ejércitos dependían de la tecnología soviética, quedaron rápidamente estancados en el desarrollo de su fuerza militar, e Israel recibió una inyección de capital humano, altamente preparado, en todos los terrenos, tanto científico como cultural, que a su economía le permitió dar un salto cuantitativo y cualitativo, separando a este país del pozo negro en el cual se encuentran el resto de los países de la zona.
Este proceso de crecimiento económico, y la supuesta amenaza externa, son los que permitieron dejar de lado al problema palestino, mientras los nacionalistas entonaban canciones que agradaban a la derecha, llevando al estado israelí, a llevar adelante una política de colonización de las tierras ocupadas después del 67, que en muchas ocasiones tienen tonadas de ” camisa negra y cara al sol”, toda la música que sale de los instrumentos del nacionalismo, siempre tiene tonos de tipo fascista y probablemente sea esta una de las ultimas naciones en jugar con el anacronismo de un colonialismo caduco.
Los palestinos, que como hace mucho tiempo había dicho el finado Aba Eban, nunca perdieron la oportunidad de perder la oportunidad, sufrieron un doble proceso. Por un lado los que fueron expulsados, junto a los que escaparon de las guerras del 48 y 67, se dispersaron en general en una diáspora que vive dentro de los países árabes que tienen fronteras con Israel.
Otro grupo, el que opto por quedarse, o no recibió el empuje de la guerra y la expulsión, quedo dividido en dos grupos .Uno, él que vive en Israel, y otro el que vive en los territorios ocupados, reconocidos internacionalmente, como los que deberían dar cabida al surgimiento del estado palestino.
Creo que lo más importante de aclarar, es que ellos, los palestinos, no son una unidad religiosa, económica, y me atrevo a decir tampoco cultural, aunque el paraguas de la cultura árabe, los cobije. Pero esto también es cierto para un gran número de judíos que viven en Israel, y sus raíces culturales, no son otras que las árabes.
Probablemente esta sea la razón por la cual ha fracasado históricamente el proyecto nacional.
Pero pensando en ello es posible decir:”pobrecitos los palestinos, están tan lejos de dios…..y tan cerca de Israel”.
Esta dispersión territorial, es parte de su debilidad, aunque también lo es la gran influencia de la religión, el islam, jugo dentro de ellos exactamente como lo hizo en el resto de los pueblos árabes. Aunque la pobreza no se debe solo al expolio del colonialismo israelí, es también resultado de las políticas que jugaron los distintos países árabes, impidiéndoles la asimilación.
Para entender quien va a pagar los platos rotos, habría que ver quiénes son los que perdieron.
Y obviamente perdieron los que siempre pierden, perdieron los palestinos y las clases medias y pobres israelíes. Son los que serán llamados a pagar la deuda.
La derecha israelí, que se negó durante años a negociar con los palestinos, jugó en esta oportunidad del lado de los extremistas religiosos musulmanes. Después de las operaciones militares, el papel que le dieron a la nueva dirección egipcia para negociar la salida de este raund, permitió que el Jamás, es decir los Hermanos Musulmanes, sean reconocidos de facto por la comunidad internacional, dejando de esta manera dos estados palestinos, uno en los territorios al este de Israel, y el otro en las costas del Mediterráneo.
Los destrozos realizados por el ejército de Israel, serán pagados por Qatar, y seguramente los Emiratos, pero la división geográfica no les permitirá ya ser un solo estado, sucedió lo mismo que después de la guerra entre la India y Pakistán, con el surgimiento de Bngla Desh.
Mientras que los muertos desde un punto de vista árabe, no deben ser tan terribles, ya que durante la misma semana, el ejército sirio bombardeaba el campamento de refugiados palestinos colindante con Damasco, llamado Iarmuj, y asesinaba a cuatrocientas palestinos, y nadie le ha dado ninguna importancia, ni siquiera los mismos palestinos.
Del lado israelí, los castigados fueron las poblaciones periféricas del sur de Israel, vale decir los sectores pobres, aunque las clases medias de ciudades como Ashdod, Ashkelon y Beer Sheva, debieron pasar por el trauma que las poblaciones de la periferia norte del país conviven desde hace sesenta años.
Los religiosos del Jamás lanzaron mas de mil quinientos cohetes, y solo alrededor de sesenta golpearon objetivos, en su gran mayoría civiles.
Creo que esto es lo que permitió que la derecha no cumpla con su palabra de borrar del mapa a la población de Gaza. Esto no sucedió porque los palestinos tengan mala puntería, esto debe la población palestina agradecérselo a Cúpula de Hierro, el sistema nuevo de anti cohetes, que ha funcionado casi a la perfección.
Pero el costo de casi mil millones de dólares, según los cálculos oficiales del costo de la operación y los destrozos del lado israelí, serán pagados por los trabajadores a través de impuestos y los recortes en los servicios del estado de bienestar.
Ya no estamos, como después de la guerra del Líbano, en una época de bonanza universal, y la venta de empresas, que en esa época le dejo al estado en impuestos directos de esas ventas cerca de tres mil millones de shekel.
Europa y América están en crisis, no va a haber ayudas, todo, absolutamente todo, lo tendremos que pagar solos.
Y como después del conflicto, pasaremos por las urnas, con un pueblo que acaba de dar un nuevo salto hacia la derecha, ayudado por los palestinos, como siempre, y una prensa extremadamente enrolada en la ideología del gobierno de derechas, los nuevos presupuestos nos pasaran la boleta, y si a esto le sumamos que el conflicto con Irán ,no ha sido resuelto, y el éxito de Cúpula de Hierro va a determinar que esta sea la estrategia de defensa, los nuevos presupuestos militares, aumentaran a costa de salud y educación.
Como últimamente me llega material electrónico llamando a la paz, una paz etérea, poco concreta, qué no tiene nada que ver con el conflicto, ya que el mismo, en este momento histórico no tiene solución, creo importante apoyar a la postura de Ben Ami, hay que imponer una solución desde afuera, una solución que obligue a los palestinos a reconocer a Israel, y que obligue a Israel a retirarse de los territorios ocupados, volver a las fronteras del 67 con retoque fronterizos, la propuesta de Clinton, ese es el único camino.
La violencia no solo se expresa con cañones, después de sesenta años de finalizadas las acciones militares en Europa, en ese continente la violencia está de fiesta, acaso no es violento que mientras unos se financien sin costos otros lo hagan con intereses del orden casi del seis por ciento, eso produce los desahucios, las pérdidas de jubilaciones y de puestos de trabajo, eso también es violencia, que junto con la desintegración nacional, va mostrando cada vez más claro que es la paz.
Cuando era joven y optimista, repetía una consigna, “el presente es de lucha, pero el futuro es nuestro”, hoy viejo y escéptico les digo “el presente es de lucha, pero el futuro es negro”.
Horacio Dorfman

TRES

Palestina
Otra guerra superflua
Uri Avnery
zope.gush-shalom.org
Traducido para Rebelión por LB
¿Cómo empezó? Pregunta estúpida.
En la Franja de Gaza las conflagraciones no empiezan. Suelen ser una continua concatenación de sucesos, cada uno de los cuales ocurre supuestamente en “represalia” por otro anterior. A una acción le sigue una reacción, tras ésta viene una venganza y a ésta luego luego le sigue…
Este suceso en concreto “comenzó” con el lanzamiento desde Gaza de un proyectil antitanque contra un jeep semiblindado situado del lado israelí de la valla fronteriza. La operación fue descrita como una represalia por el asesinato de un niño palestino muerto en un ataque aéreo israelí ocurrido unos días antes. Sin embargo, probablemente el momento que se eligió para ejecutar el ataque fue accidental: simplemente se presentó la oportunidad de realizarlo.
El hecho dio lugar a manifestaciones de alegría y orgullo en Gaza. Una vez más los palestinos habían demostrado su capacidad para atacar al odiado enemigo.
Sin embargo, en realidad los palestinos habían caído en una trampa preparada con sumo cuidado. Ya sea que la orden la diera Hamas o alguna de las organizaciones más pequeñas y más extremistas, no fue una decisión inteligente.
Disparar a través de la valla contra un vehículo del ejército israelí significaba cruzar una línea roja (Oriente Medio está trufado de líneas rojas). Lo más seguro era que aquello desataría una importante reacción israelí.
Fue un asunto rutinario. Tanques israelíes dispararon proyectiles de cañón contra la Franja de Gaza. Hamas lanzó cohetes contra ciudades y pueblos israelíes. Cientos de miles de israelíes corrieron a sus refugios. Se cerraron las escuelas.
Como de costumbre, mediadores egipcios y de otros países entraron en acción. Tras las bambalinas se concertó una nueva tregua. Parecía que todo había terminado. Solo había sido un asalto más.
La parte israelí hizo todo lo posible para volver a la normalidad. O al menos eso parecía. El Primer Ministro y el Ministro de Defensa se tomaron la molestia de irse hasta la frontera siria para demostrar que se habían olvidado de lo de Gaza.
En Gaza todo el mundo se relajó. La gente salió de sus refugios. Su comandante militar supremo, Ahmad Ja’abari, se montó en su coche y comenzó a circular por la calle principal.
Y entonces la trampa se cerró. El coche que llevaba al comandante fue volado por un misil lanzado desde el aire.
Un asesinato de esa magnitud no se improvisa. Es la culminación de muchos meses preparándolo, recopilando información y aguardando el momento adecuado para ejecutarlo sin matar a muchos viandantes y sin provocar un escándalo internacional.
En realidad, el plan era matarlo un día antes, pero el mal tiempo obligó a posponer el ataque.
Ja’abari era el hombre que estaba detrás de todas las actividades militares del gobierno de Hamas en Gaza, incluida la captura de Gilad Shalit y su exitoso ocultamiento durante cinco años. Ja’abari aparece el la fotografía de la liberación y entrega de Shalit a los egipcios.
Así pues, esta vez eran los israelíes los que estaban exultantes, como los estadounidenses tras el asesinato de Osama bin-Laden.
El asesinato de Ja’abari fue el pistolezato de salida para iniciar la operación planeada.
La Franja de Gaza está llena de misiles. Algunos de ellos son capaces de alcanzar Tel Aviv, situada a unos 70 km de distancia. El ejército israelí lleva tiempo planeando una gran operación para destruir desde el aire el mayor número posible de esos cohetes. Los servicios israelíes de inteligencia han recopilado pacientemente información sobre su ubicación. Ése es el propósito de la operación “Columna de nubes” (” Y Jehová iba delante de ellos de día en una columna de nubes para guiarlos por el camino, [y de noche en una columna de fuego para alumbrarles, a fin de que anduviesen de día y de noche ]”. Éxodo 13:21).
Mientras escribo esto, ignoro cómo va a acabar todo esto. Pero ya es posible extraer algunas conclusiones.
En primer lugar, esto no es Plomo Fundido II. Nada que ver.
Al ejército israelí se le da bastante bien extraer discretamente lecciones de sus fracasos. Plomo Fundido fue celebrado [en Israel] como un gran éxito, pero en realidad fue un desastre.
Enviar tropas a una zona densamente poblada provoca necesariamente numerosas víctimas civiles. Los crímenes de guerra son casi inevitables. La reacción mundial fue catastrófica. El daño político, inmenso. El Jefe de Estado Mayor de la época, Gabi Ashkenazi, fue ampliamente aclamado, pero en realidad era un militar bastante primitivo. Su sucesor actual tiene otro calibre.
Por otro lado, esta vez los israelíes se han abstenido de hacer declaraciones grandilocuentes sobre cualquier intención de destruir a Hamas y de entregar el poder de la Franja de Gaza al liderazgo de Ramallah.
El objetivo israelí, se ha dicho, es causar a Hamas el máximo daño provocando un mínimo de víctimas civiles. Se esperaba que ello podría lograrse casi totalmente utilizando el poder aéreo. En la primera fase de la operación parece que el objetivo se ha logrado. La pregunta es si eso puede mantenerse así mientras la guerra continúa.
¿Cómo terminará? Sería temerario intentar adivinarlo. Las guerras tienen su propia lógica. Como dijo alguien, las cosas suceden.
Benjamin Netanyahu y Ehud Barak, los dos hombres al mando, confían en que la guerra vaya perdiendo fuelle a medida que los principales objetivos se alcancen. Así que no habrá ninguna razón para utilizar tropas terrestres, entrar en la Franja de Gaza, matar a la gente y perder soldados.
La disuasión se restaurará. Otra tregua entrará en vigor. La población israelí que rodea la Franja podrá dormir sin sobresaltos por la noche durante varios meses. Hamas será recortada al tamaño deseado.
Pero ¿todo este ejercicio modificará en algo la situación de partida? No lo creo.
Ja’abari será reemplazado. Israel ha asesinado a docenas de líderes políticos y militares árabes. De hecho, es el campeón mundial de ese tipo de asesinatos, eufemísticamente denominados como “prevenciones selectivas” o “eliminaciones”. Si esto fuera un deporte olímpico el Ministerio de Defensa israelí, el Mossad y el Shin Bet estarían cubiertos con medallas de oro.
A veces uno tiene la impresión de que los asesinatos son un fin en sí mismos y las demás operaciones algo meramente incidental. Un artista se siente orgulloso de su arte.
¿Cuáles han sido los resultados? En general, nada positivo. Los israelíes mataron al líder de Hezbollah Abbas al-Moussawi y consiguieron que lo reemplazara el mucho más inteligente Hassan Nasrallah. Mataron al fundador de Hamas, el jeque Ahmad Yassin, y fue reemplazado por personas más capaces. El sucesor de Ja’abari puede que sea más o menos capaz que él. Pero la diferencia será mínima.
¿Se pondrá freno al incesante avance de Hamas? Lo dudo. Es posible que ocurra lo contrario. Hamas ya ha logrado un avance significativo, cuando el emir de Qatar (el dueño de Aljazeera) realizó una visita de Estado a Gaza. Ha sido el primer jefe de Estado en hacerlo. Otros le seguirán seguramente. Justo ahora, en mitad de la operación, el primer ministro egipcio se ha presentado en Gaza.
La operación “Columna de nubes” fuerza a todos los países árabes a arropar a Hamas, o por lo menos a fingir hacerlo. Esto desacredita las acusaciones lanzadas por las organizaciones más extremistas de Gaza en el sentido de que Hamas se ha vuelto blanda y perezosa disfrutando de los frutos del gobierno. En la batalla por la opinión palestina Hamas ha ganado otra victoria sobre Mahmud Abbas, cuya cooperación en materia de seguridad con Israel será vista como algo aún más despreciable.
En términos generales nada fundamental va a cambiar. Sólo será otra guerra superflua más.
Se trata, por supuesto, de un acontecimiento de alto contenido político.
Igual que la operación “Plomo Fundido” esta otra tiene lugar en vísperas de las elecciones israelíes (lo mismo ocurrió, por cierto, con la guerra de Yom Kippur, pero entonces eso lo decidió la otra parte).
Uno de los espectáculos más miserables de los últimos días han sido las apariciones televisivas de Shelly Yachimovich y Yair Lapid. Las dos nuevas fulgurantes estrellas del firmamento político israelí parecían politiqueros repitiendo como loros la propaganda de Netanyahu y dando su aprobación a todo lo que se ha hecho.
Ambos se subieron al carro de la protesta social con la esperanza de que las cuestiones sociales desplazarían de la agenda asuntos como la guerra, la ocupación y los asentamientos. Cuando el público está preocupado por el precio del queso de cabaña(1), ¿a quién le importa la política nacional?
Entonces dije que una bocanada de acción militar barrería todas las cuestiones económicas y sociales como frívolas e irrelevantes. Es lo que ha ocurrido ahora.
Netanyahu y Barak aparecen varias veces al día en la pantalla. Parecen responsables, sobrios, resueltos y experimentados. Verdaderos machos alfa al mando de las tropas, moldeando los acontecimientos, salvando a la nación, derrotando a los enemigos de Israel y del pueblo judío. Como Lapid aventuró en directo por televisión: “Hamas es una organización terrorista antisemita y debe ser aplastada”.
Netanyahu lo está haciendo. Adiós, Lapid. Adieu Shelly. Adieu Olmert. Adieu Tzipi. Fue agradable veros.
¿Había alternativas? Obviamente, la situación en la Franja de Gaza se había hecho intolerable. No se puede enviar a toda la población a los refugios cada dos o tres semanas. ¿Qué cabe hacer salvo golpear a Hamas en la cabeza?
Mucho.
En primer lugar, puede uno abstenerse de “reaccionar”. Simplemente, córtese la cadena.
Luego, puede uno ponerse a hablar con Hamas en su calidad de gobierno de facto de Gaza. En realidad, el gobierno israelí ya lo hizo cuando negoció con Hamas la liberación de Shalit. ¿Por qué no buscar un modus vivendi permanente con la colaboración de Egipto?
Es posible conseguir una hudna. En la cultura árabe una hudna es una tregua vinculante santificada por Alá que puede durar muchos años. Una hudna es inviolable. Incluso los cruzados concertaron hudnas con sus enemigos musulmanes.
Al día siguiente del asesinato [del dirigente militar de Hamas], el activista por la paz israelí Gershon Baskin, que había intervenido en las negociaciones para la liberación de Shalit, reveló que había estado en contacto con Ja’abari hasta el último momento. Ja’abari se había mostrado interesado por un alto el fuego prolongado. Se informó de ello a las autoridades israelíes.
Sin embargo, la verdadera solución es la paz. La paz con el pueblo palestino. Hamas ya ha declarado solemnemente que respetaría un acuerdo de paz suscrito por la OLP -es decir, por Mahmoud Abbas- que instaure un Estado palestino a lo largo de las fronteras de 1967, a condición de tal acuerdo sea refrendado por los palestinos mediante referéndum.
Sin paz el derramamiento de sangre sólo continuará, asalto tras asalto. Eternamente.
La paz es la respuesta. Pero cuando la luz está oscurecida por columnas de nubes, ¿quién puede verlo?
NOTA:
(1) Avnery alude aquí al movimiento llamado “Boicot al queso de cabaña” (cottage cheese), iniciado en junio de 2011 cuando un grupo de ciudadanos israelíes hizo en Facebook un llamamiento para protestar contra la subida de precios e invitó a boicotear la compra de queso de cabaña, un alimento considerado básico en Israel. El llamamiento fue ganando adhesiones a medida que más gente se animaba a protestar contra una serie de cuestiones que afectaban de forma particularmente severa a la juventud y a la clase media israelí (vivienda, fiscalidad elevada, bajos salarios y deficientes servicios sociales). La protesta pasó de ser virtual a real a raíz el desahucio de una joven, expulsada de su piso de Tel Aviv por impago de alquiler. La mujer plantó una tienda en el boulevard Rotschild y pronto fue secundada por cientos de personas, iniciándose un ciclo de manifestaciones que acabó arrastrando a las calles a más de 300.000 personas en protesta contra las políticas económicas y sociales del gobierno. (Fuente: Wikipedia).
Fuente: http://zope.gush-shalom.org/home/en/channels/avnery/1353080494

Tengo plena conciencia que los textos largos en internet tienen poca chance de ser leidos y si bien la cantidad nunca me ha preocupado, tengo la impresión que hay muchos lectores que desean ver las cosas desde otra perspectiva.Me apena la manipulacion mediatica que sufre el pueblo de Israel, donde la supuesta libertad de prensa tiende a cero y la censura o autocensura de los periodistas (que NO tienen verguenza de manifestarla en vivo y directo cuando son testigo de algo y dicen que no lo transmiten hasta recibir la autorizacion de la censura, yo los he escuchado en esta semana de “guerra”) es muy dominante. Mucho mas aun me apena que las discursos de nuestros dirigentes, en especial Netanyahu haya calado tan hondo que el pueblo pedia continuar la guerra y liquidar Gaza, tal como prometio cuando era opositor al gobierno. Tambien era opositor a Rabin cuando lo mataron. Si bien yo no lo aguanto sus discursos deben tener mucho atractivo. Como los de Castro?
Me consuela haber visto ayer en televisiones extranjeras que el pueblo de Gaza espera que ahora la paz aguante 100-200 años. Eso NO he visto en la television israeli.
Hace muchos años atras se adjudican estas palabras al ministro de Defensa: “Ehud Barak, ministro israelí de la defensa: “Si yo fuese palestino entraría en una organización terrorista…”
puesto que de no patalear es obvio que Israel “no les dara nada a los palestinos”. (creo que fue en 1998 y creo que lo escuche y creo que no puedo jurar que asi fuese)

Imágenes integradas 2

Yossi May 25-11-2012

Anuncios

Acerca de yossimay1949

uno mas que quiere dejar sellos
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s