Mi sionismo y yo (capitulos 7-8-9)

MI SIONISMO Y YO – cap 7

 Al sheloshá devarím ha-olam omed: al ha-Torá, ve-al ha-Avodá, ve-al Guemilut Jasadím..”. Afirmaba Shimón el Justo
..”.1 , uno de los últimos sabios de la Gran Asamblea, que ‘El mundo se sostiene sobre tres pilares: La Torá y su estudio; el Culto a D’s y las Obras de Bien’.
Esa frase escribió mi padre en mi discurso de la BarMitzwa. Aun como ateo, creo no deje hasta hoy en día de intentar practicar las tres cosas: estudiar, trabajar y hacer obras buenas.
 
 
Ir a estudiar a Buenos Aires en el año 1968 era bastante natural en aquellas épocas . Había facultades en Córdoba, Santa Fe (algunos de mis amigos fueron allí) por no estar solo y por tener bastante familia que me solían agasajar en mis frecuentes paseos ir a  la capital Buenos Aires se convirtió en la alternativa preferible.  No tenía nada que ver con el sionismo el lugar que estudiase y en aquellos días de marzo- abril ni siquiera sabia que estudiaría en la Universidad. Como no había terminado la escuela secundaria hebrea me fui a anotar al seminario de Amia para continuar, creo cuarto año. El señor Tobias que era el director o el administrador  del colegio en el marco de la charla que tuvimos y de mi necesidad de  trabajar, me pregunto que se hacer? La verdad que nada de lo que necesitaban yo sabía, pero cuando me pregunto si se escribir a maquina, dije que si, pues había hecho un curso el ultimo año en Moisés Ville. Me hizo subir un piso del edificio de AMIA
y así conseguí un trabajo que me acompaño todos mis años en la capital. Era un marco absolutamente judío, era el Consejo Central de Educación Judía en la Argentina (vaad hajinuj) y entre a trabajar como mandadero, telefonista, impresor de stenciles, servir café, etc.
A medida que avanzaba en mis estudios en la facultad, también iba adelantando en el tipo de trabajo que hacia. No era un marco sionista pero por supuesto muy cercano a  Israel. Mis jefes Berelsonas, Lerman y otros trabajaron allí muchos años. Yo abandone en 1973 y son bastantes años antes de 1994, pero conocidos de entonces murieron en la explosión que se llevo el edificio y sus 86 muertos.
La AMIA había comprado un hotel de 4 pisos en la calle Córdoba que convirtió en hospedaje para los jóvenes judíos que venían de la provincia. Estuve allí unos días, ya no recuerdo porque abandone ese hospedaje. Se me ocurren 3 posibilidades,
Uno: aun no era estudiante universitario, una de las condiciones para estar ahí.
Dos: era muy expensivo para mis posibilidades económicas.
Tres: No soportaba estar controlado por el personal, incluido Abel, el director.
Logre entrar en el segundo semestre a la facultad de ciencias económicas y durante varios meses mi horario era bastante duro, cursar facultad a la mañana, trabajar a la tarde e ir al seminario (secundaria hebrea) después del trabajo. Luego, hasta las dos tres de la mañana estudiar para la facultad. Era humanamente imposible, por suerte pude apreciar que la pedagogía y la didáctica no son para mi  y decidí abandonar el colegio hebreo. En todo ese año 1968, muy poca actividad social, nada de sionismo. Supongo que más que nada iba al cine Loira y Loraine.

MI SIONISMO Y YO – cap 8
Un joven Trotsky fue observador en el Sexto Congreso Sionista en Basilea en 1903, luego acusó a Herzl de ser un ” descarado aventurero “, que tenía la insolencia y la “perfidia diabólica” de buscar una patria para los judíos. Más tarde, en el apogeo de su gloria bolchevique en 1921,  rechazó una petición del Gran Rabino de Moscú para interceder en nombre de los judíos rusos que se estaban muriendo de hambre. Se cuenta que el Rabino dijo luego de la reunión: “los Trotskys hacen las revoluciones, y los Bronsteins pagan las facturas”. (extraido de MILIM REVISTA DIGITAL)
 
Como estudiante universitario en Buenos Aires en los años 1968-1972 estaba en el medio de todo el despertar político que provenía  de la oposición a la dictadura de Ongania. Creo que los eventos de mayo del 68 en París repercutieron en el rol de los jóvenes en la obtención de un cambio. El cordobazo en mayo del 69 dio un empuje muy grande a la protesta que en algunos casos desarrollo la vía armada, la guerrilla. El peronismo, aun era un movimiento prohibido, se convirtió en realidad en un  embudo que lograba recoger todo aquello que protestaba. Nunca me he sentido cerca del movimiento peronista, (deberé avergonzarme?) pues le temo al discurso populista. Aun en Concordia, varios años antes encontraba un desfasaje entre el mensaje peronista y los hechos del gobierno. Estimo que también mensajes de mi padre influyeron en mi niñez, pero para nada en la época universitaria. Aun hoy estoy tranquilo con mis decisiones de entonces y creo que muchos de los presidentes “peronistas” que llegaron al gobierno después de 1973 eran oportunistas, pues en el peronismo estaba la mayor cantidad de votos.
Amigos de hoy, Elías y Horacio, conocí entonces, pertenecían al movimiento sionista de izquierda, la Játiva Anilevich.  Dieron una conferencia en la Casa del Estudiante de la Amia y luego de recapacitar decidí incorporarme a su actividad, que si bien manifestaba su solidaridad con los procesos nacionales, marcaba el camino de los jóvenes judíos a emigrar a Israel e incluirse a la vida comunitaria del Kibutz. En ese periodo, en el periodo que me incorporaba a la Játiva se produjo una profunda escisión ya que parte de los miembros optaron por incorporarse a los movimientos nacionales. Sin duda me gustaría que mis amigos (los anteriormente mencionados, se separaron entonces) escriban su propia versión de aquellos dramáticos días que fueron la cuna de la siguiente revolución,  la de 1976 tan trágicamente recordada. Es la que trajo a Horacio a Israel y su hermana Laura quedó como desaparecida.
Vivir en Buenos Aires no era fácil pues se había desarrollado mucho la persecución de jóvenes en general, agrupación de 3 personas ya era actividad contraria a la patria, propagandas en la televisión pedían a los  espectadores informar sobre la actividad de los vecinos, en especial si son jóvenes ( yo era joven), antes de entrar al departamento, daba una vuelta a la manzana para ver si no había algún  ford falcón sospechoso. En una oportunidad incluso me negué a la petición de una amiga que guarde armas en mi departamento. En ese momento por supuesto me entere que ella pertenecía a un movimiento de guerrilla. Seguramente tengo suficientes razones ideológicas para manifestar mi negación, pero sin duda el miedo era la primera razón.
Aun antes de eso ya había sacado todos los libros “peligrosos” y los lleve al campo, donde los enterré en algún oscuro rincón de un galpón. Estimo que aun están allí.
Paralelamente a mi trabajo en la AMIA, mis estudios en la UBA, la pertenencia a la Játiva y su actividad, me llevaron a integrar el grupo (el garin) que emigro en junio de 1973.
.  Unos días antes del retorno de Perón http://www.elortiba.org/retorno.html

MI SIONISMO Y YO – cap 9

Millones de personas tienen sus corazones en un país y sus vidas en otro. Millones dicen sentirse como en casa en dos países, dos continentes, dos culturas.
Ser leal a un país es algo único, bien definido. Pero la globalización, la inmigración y hasta los conflictos están creando sociedades biculturales en las que la lealtad se divide en dos. Y muchos gobiernos ya no exigen lealtad total a los ciudadanos.
La doble ciudadanía es aceptada cada vez más a nivel global y sigue al alza mediante nuevas leyes que se han implementado en varios países. Los gobiernos son conscientes de que la gente tiene lazos sentimentales e intelectuales con sus países de origen, y que a la vez está construyendo lazos similares en un país nuevo.
(de un texto del internet)

Muchas veces, no demasiadas, me han preguntado por el tema de la doble lealtad. No puedo siquiera identificar el perfil de aquellos que han tocado el tema. No creo que  pueda evitar  tocar el tema en el marco  de mi sionismo , siendo argentino, amando a la Argentina, a los argentinos y yo mismo sintiéndome argentino después de más de 37 años en el extranjero. Nunca sentí el conflicto y nunca me sentí un traidor por haber abandonado  la Argentina. Me permito pensar y por supuesto el tema queda abierto, si es que resulta importante para alguno. Las razones son varias y el orden no implican alguna importancia relativa:
En el año 1955, tenía  6 años se produjo la revolución que derrocó a Perón, él se refugió en España, mis propios padres habían nacido en Alemania y Rumania y se refugiaron en Argentina. Mi abuela materna, que nació en el mismo pueblo que mi madre, era de nacionalidad húngara. Muchos años más tarde incluso el chiste aducido a Einstein (*) me cuadraba perfectamente al valor “patria”, que era especialmente utilizado por los militares para derrocar gobiernos democráticamente elegidos.  Esa era la infraestructura que me permitió crecer con la sensación de ser “cosmopolita” y no atenerme jamás a lemas sino a hechos, construir programas que tengan asidero y sean viables, desde mi perspectiva por supuesto.
Mi propio padre  se convirtió en argentino y vivió agradecido a la Argentina que le dió refugio y seguridad, no dejaba de poner tranca a la entrada de la casa a las 9 de la noche, hora que iba a dormir pues a esa misma casa había entrado un ladrón (Romero, hijo de la muda) y asesinó al dueño anterior. No hablo de la Argentina ahora, sino años 1950… Si  llegaba más tarde, dormía afuera.
En realidad creo yo, una sola vez pensé el tema de la doble nacionalidad, fue  en el verano del año 1981. En un restaurante humilde (no soy de ir  a restaurantes caros, lo mas caro durante años para mi fue Pipo de la calle Uruguay de la Capital Federal y no todos los días por supuesto). El  restaurante en Saint Moritz, el mozo que me atiende argentino. Obviamente nos ponemos a conversar y me cuenta que siendo hijo de italianos pudo ingresar a Italia y de ahí a Suiza. Era un técnico mecánico que había trabajado en la General Motors y cuando esta cerró en el año 1978 , con la indemnización por despido abrió una verdulería. El programa no funcionó, perdió también ese negocio y decidió probar suerte en el exterior.  En ese momento yo mismo pensé en el, en su sensación de frustración de tener que haberse ido con una mano atrás y otra adelante.  Me fui con una idea, con una ideología, con estudios académicos, sin duda con otro equipaje.
Paralelamente a ese encuentro con el argentino, hijo de italianos, trabajando en Suiza, se estaba dando en Israel  la llegada de amigos míos anteriores a mi propia emigración, que optaron por incorporarse a movimientos argentinos de cambio (para algunos “la guerrilla”). En muchos casos salieron de la noche a la
mañana, con cédula por Uruguay. Algunos están aquí, otros regresaron,  otros llegaron a diversos países. Qué pasa con la doble lealtad de ellos? Porque los que se quedaron allí por haber perdido algún cercano son más leales? O tienen más derechos!!! También los que están aquí, o en otras partes del mundo o regresaron, se salvaron de perder su propia vida.
En el año 2000 se terminó el tema en forma absoluta. Conocí aquí en Israel un turista cubano, de nacionalidad argentino, siendo su padre comunista tuvo que emigrar  a un país latino. El niño, judío, llegando a su madurez decidió emigrar a Cuba por identificación con la Revolución. Eso fue en el año 1961 o 1962.  No creo que alguna vez se haya planteado algo con la doble lealtad. Por ser argentino y no haberse nacionalizado cubano tenía posibilidades de salir de Cuba como turista y así llego aquí. Vino a visitar a un amigo que optó por incorporarse a un Kibutz en Israel. (de ahí nuestra relación). En el año 2008 volvió a Israel, ahora acompañado por su esposa, cubana y católica. Su esposa y mi esposa siendo Navidad viajaron a Belén, lugar natural para los cristianos de esta zona.
 
  (*)”Si mi teoría de la relatividad es exacta, los alemanes dirán que soy alemán y los franceses que soy ciudadano del mundo. Pero sino, los franceses dirán que soy alemán, y los alemanes que soy judío.”

yossi may   oct2010

Anuncios

Acerca de yossimay1949

uno mas que quiere dejar sellos
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s